Archivo de la etiqueta: automedicación

Suplementos dietéticos en la farmacia

Los farmacéuticos somos los profesionales ideales para consultar sobre el uso correcto e incorrecto de los suplementos dietéticos, los cuales son consumidos cada vez más y pueden ser perjudiciales, especialmente si una persona sufre una enfermedad crónica.

Muchos pacientes usan suplementos dietéticos como una manera complementaria en el manejo de su condición crónica, aunque su médico ni farmacéutico lo sepa. Los farmacéuticos sabemos que lo “natural” no quiere decir que sea seguro. Como profesionales del medicamento, debemos comprobar las interacciones con medicamentos y las reacciones adversas que pueden darse con el uso de ciertos productos muy comunes.

Sigue leyendo

Dosificación del Augmentine Plus

Esta última semana hemos tenido la misma consulta dos veces de dos personas diferentes: ¿cómo se toma el Augmentine Plus 1000/62,5 mg®?

Esta duda es totalmente comprensible ya que la dosificación para este medicamento es de 2 comprimidos juntos cada 12 horas durante 7-10 días. Lo cual puede parecer demasiado en comparación con sus “primos hermanos” el Augmentine 500 y 875 que se toman cada 8 horas.

Hoy explicaremos el porqué de esta dosificación diferente.

  • Augmentine Plus es un antibiótico que elimina las bacterias que causan infecciones. Se usa para tratar infecciones en los pulmones causadas por bacterias en adultos y niños mayores de 16 años. Contiene dos fármacos diferentes llamados amoxicilina y ácido clavulánico. La amoxicilina pertenece al grupo de medicamentos conocido como “penicilinas” que a veces puede perder su eficacia (se inactiva). El otro componente (ácido clavulánico) evita que esto ocurra.
  • Como hemos dicho, se toman dos comprimidos juntos cada 12 horas. Es decir 2 gramos de amoxicilina y 125 mg de clavulánico cada toma. ¿Es mucho? NO, los comprimidos de Augmentine Plus son de liberación prolongada que quiere decir que el medicamento que se encuentra en los comprimidos se va liberando lentamente en nuestro organismo.
  • El comprimido es tan grande porque la amoxicilina ocupa mucho, pero se pueden partir para poder tragarlos mejor.
  • Este medicamento tiene dos efectos adversos muy frecuentes (afecta a 1 de cada 10 personas), pero no graves: diarrea, por lo que se aconseja tomarlo con comidas y candidiasis, bien manifestadas en la boca como aftas o en la vagina como candidiasis vaginal.
  • Si tomas otros medicamentos, consulta con tu médico o farmacéutico. Las personas que toman alopurinol para el tratamiento de la gota es muy probable que tengan una reacción alérgica en la piel si empiezan a tomar Augmentine .
  • Por último lo más importante: termina el tratamiento con el antibiótico. Tómalo todos los días cumpliendo las horas y todos los días indicados. Si se dejan de tomar porque empiezas a encontrarte mejor, dejarás algunas bacterias vivas que pueden provocarte una recaída y generan resistencias a ese antibiótico (costará más acabar con esas bacterias que han sobrevivido).

Seguro que en algún momento te han recetado Augmentine Plus, ¿estabas al corriente de su especial manera de dosificación? ¿Qué reacciones secundarias tuviste? ¿Fue necesario repetir el tratamiento?

antibioticos

¿Por qué en la farmacia hacemos tantas preguntas?

Seguro que te has encontrado alguna vez en esa situación en la que vas a comprar algún medicamento a la farmacia y el farmacéutico/a te hace unas cuantas preguntas que a tu parecer son un tanto “exageradas” para comprar un simple ibuprofeno.

Os explicaré a continuación la importancia de esas preguntas y del porqué el farmacéutico es el profesional del medicamento.

farmacia-3

La farmacia es un establecimiento sanitario donde se venden medicamentos y productos de parafarmacia. La importancia de recalcar que es un establecimiento sanitario es para diferenciar la farmacia de un comercio de otra índole. Por supuesto que uno de los objetivos de la farmacia es aumentar sus ventas y conseguir clientes, por el simple hecho de obtener beneficios. Pero la verdadera razón de existencia de una farmacia es  la dispensación (que no simple venta) de medicamentos y la atención farmacéutica.

Como profesionales del medicamento una de nuestras obligaciones es la CUSTODIA del medicamento, su correcto almacenaje y conservación. Llevamos un control exhaustivo en el control del stock y de las caducidades. En una farmacia la variedad de productos y medicamentos es enorme y asegurarnos que todos estén en perfectas condiciones es un trabajo diario. Asimismo, el control de las temperatura y humedad tanto de el local como de las neveras es diario, los medicamentos contienen principios activos que se alteran con los cambios de temperatura y humedad. La mayoría de los medicamentos se guardan alfabéticamente en unas cajoneras grandes a temperatura ambiente, otros se deben almacenar en nevera, otros protegidos de la luz y también están los que se guardan bajo llave como los estupefacientes.

Cuando dispensamos un medicamento, aunque sea un Frenadol® mínimo preguntamos: ¿para quién va a ser?, os sorprendería la cantidad de veces que las respuesta es: “para mi hijo de 10 años”, “para mi madre (anciana)”. Y con sólo esa pregunta nos damos cuenta de la cantidad de desinformación que existe en cuanto a los medicamentos. El daño que hace la automedicación. Fíjate que ese simple antigripal contiene cafeína por lo que no es lo más indicado para un niño o un hipertenso.

Este ha sido un ejemplo exagerado, sólo para ilustrar la importancia de la dispensación de un medicamento, que al fin y al cabo es una sustancia que va a terminar en el organismo de una persona y producir efectos. No estamos hablando de ir a comprarte una camiseta, estamos hablando de la DISPENSACIÓN INFORMADA. Asegurarnos que el paciente en este caso sabe para qué sirve ese medicamento, cómo tomarlo, cada cuanto tiempo, sus efectos secundarios…

Otra cosa que solemos hacer es preguntar por la receta del médico. Sí, a veces puede resultar absurdo preguntar por la receta si vas a comprar un omeprazol, pero no es tan absurdo cuando el medicamento que se quiere comprar es un antibiótico o un anticonceptivo. He aquí el porqué de la receta médica: el médico prescribe medicinas, nadie mejor que él (o ella) para saber de las enfermedades, patologías, síntomas…es la persona que toma la decisión. El farmacéutico no conoce el historial médico de los pacientes, está para asesorar sobre la medicación, no para prescribir. Además, hay ciertos medicamentos que llevan un control estricto, se les asigna un número, son los psicótropos, los estupefacientes y los englobados en Especial Control Médico. Básicamente se anota el médico prescriptor, el nombre del paciente, la fecha, el farmacéutico dispensador… no lo hacemos por gusto.

Los farmacéuticos siempre estamos formándonos, cada persona es un mundo y las reacciones de los medicamentos pueden ser inesperadas. Continuamente salen al mercado nuevos medicamentos, recibimos cursos donde refrescamos y actualizamos nuestros conocimientos. Siempre con el objetivo de ofrecer un servicio óptimo a nuestros pacientes, dar respuesta a sus dudas y preguntas.

El farmacéutico pregunta mucho, hazlo tu también, pregúntanos, consúltanos, aprendamos los unos de los otros y mejoremos juntos.