Archivo de la categoría: Farmacia

A la rica creatinina!

En las farmacias se pueden hacer análisis rápidos de sangre; este tipo de mediciones no tardan más de 3 minutos y simplemente se utiliza una gota de sangre del dedo de la mano. Hay posibilidad de medir los niveles de glucosa, colesterol, triglicéridos, ácido úrico, transaminansas y creatinina.

La creatinina, es un producto de desecho generado a partir de la descomposición de la creatina, un nutriente para los músculos.

Esto que suena tanto a complemento alimenticio, gimnasio, culturismo, etc… no es más que nuestro organismo funcionando correctamente.

musculos

La creatina es un nutriente básico para el correcto funcionamiento de los músculos, se sintetiza de forma natural en el hígado, el páncreas y los riñones a partir de aminoácidos como la arginina, la glicina y la metionina. Como media, sintetizamos 1 gramo de creatina al día. La función de la creatina es transportar energía al músculo. El 95% de la creatina que fabricamos o que ingerimos en la dieta (carne, salmón y huevos principalmente) se almacena en los músculos. Es un compuesto que proporciona energía en los ejercicios de alta intensidad, como levantar pesas o carreras de velocidad. Consumir suplementos de creatina en deportitas que practican culturismo, velocistas, etc puede ser útil para aumentar la masa muscular y la recuperación del músculo. Pero para deportes como carreras de fondo o natación no sería tan útil ya que la energía en este tipo de esfuerzos depende de las reservas de glucógeno y de lípidos.

Volviendo a la creatinina: es un producto que se genera cuando se utiliza la creatina. Este metabolito de desecho se elimina por la orina a través de la excreción renal. La creatinina se produce de manera constante.

La medición de creatinina tanto en orina como en sangre es la manera más simple de conocer el funcionamiento de los riñones. Un aumento de los niveles de creatinina en sangre indica que los órganos depurativos de nuestro cuerpo (los riñones) no están funcionando del todo bien.

Los niveles típicos de creatinina en sangre son: para las mujeres entre 0,6-1,1 mg/dL y para hombres 0,8-1,3 mg/dL. Depende, claro de la masa muscular; mientras que una concentración de 2,0 mg/dL es un valor normal para un culturista masculino, una creatinina de 0,7 mg/dL en sangre en una mujer anciana puede indicar enfermedad renal.

¿Cómo reducir los niveles de creatinina?

La pregunta adecuada sería cómo ayudar al riñón a no sobrecargarlo en la depuración de creatinina, ya que como acabamos de leer, la creatinina se va a seguir produciendo. Unas recomendaciones básicas serían:

  • Consumir alrededor de dos litros de agua al día
  • Controlar la tensión arterial en el caso de tener hipertensión arterial
  • Rebajar la ingesta de carne roja, salmón, arenque, huevos y lácteos.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras

Las infusiones de una planta llamada cola de caballo (Equisetum arvense) es útil para la depuración por sus propiedades diuréticas.

cola-de-caballo

Aunque sea una planta de lo más natural, siempre consulta a tu farmacéutica/o si te conviene tomarla.

Y tú, ¿alguna vez has consumido complementos de creatina? ¿te los han aconsejado en el gimnasio? ¿sabes qué tal funcionan tus riñones?

 

Más información:

https://es.wikipedia.org/wiki/Creatina

Ni sol ni sal

Al igual que sucede con el sol, sin la presencia de un elemento de la naturaleza (en este caso un mineral) tan básico como la sal no existiría la vida, pero el exceso de ella en nuestra alimentación moderna nos perjudica, de tal manera que hace que la tensión arterial sea elevada.

Empecemos, pues a saber un poco más sobre nuestro cuerpo, cómo funciona el corazón, la sangre y si el consumo de sal afecta de manera negativa a nuestra salud.

Nuestro sistema circulatorio

La tensión o presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Esta fuerza de empuje es el único impulso con que la sangre ha de recorrer todo el circuito vascular para poder retonar al corazón.

La medida de la presión arterial viene determinada por dos parámetros: el volumen de sangre que hay en el sistema arterial y las propiedades de las paredes arteriales. Si varía cualquiera de estos dos factores, la presión arterial se modifica.

Tensión alta y baja

La tensión arterial máxima o “alta” es la que se obtiene en el período de eyección del corazón y recibe el nombre de presión sistólica. La tensión arterial mínima o “baja” se mide en el momento final de la diástole, justo antes de la contracción.

gif-latido

Se puede hablar de tener la tensión alta, baja o normal, pero nunca de compensada o descompensada, tales términos son de lenguaje popular pero no son correctos. A nivel práctico son estas tres posibilidades las que resultan perjudiciales:

  • Tener elevada la presión máxima o la mínima
  • Tener elevadas tanto la mínima como la máxima
  • Tener una alta y otra baja

Para un adulto joven y sano los valores de 120 mm Hg para la máxima y 80 mm Hg para la mínima se consideran normales.

Cuanto más volumen sanguíneo, más alta será la presión, lo mismo que cuanta más resistencia opongan las paredes arteriales al impulso del corazón, más alta será la presión.

Ingesta de sal e hipertensión

Entre los factores que aumentan el volumen sanguíneo está ingesta excesiva de sal; el aporte excesivo de sodio induce hipertensión por aumento del volumen sanguíneo y de la precarga, lo cual eleva el gasto cardiaco. Está demostrado la asociación entre el aporte de sal e hipertensión (estudio INTERSALT).

Ahora bien, dentro de un mismo nivel de ingesta de sal, existen personas que son sensibles a la sal y el consumo de ésta determina de forma marcada los valores de presión arterial (se eleva con dietas ricas en sal y disminuye con la restricción de sal).

Debido a la creencia de que el consumo excesivo de sodio contribuye a la hipertensión arterial, se han publicado miles de estudios experimentales, clínicos y epidemiológicos. Cualquier teoría sobre las causas de la hipertensión primaria tiene que justificar el hecho de que la ingesta de grandes cantidades de sodio en la dieta es un factor importante pero no suficiente.

Tipos de sal

La sal es cloruro sódico (Cloro y Sodio (NaCL)) pero se puede clasificar en distintos tipos según diferentes parámetros: origen (de mina o de mar), tratamiento, aditivos añadidos (artificiales o naturales), contenido en oligoelementos (magnesio, calcio, etc), textura (gruesa, suave).

La sal refinada y la sal de mesa han pasado por un proceso de refinamiento que proporciona unos granos de color blanco uniformes, llegan a tener una concentración de cloruro sódico del 95%. Para obtener este efecto se añaden antiaglomerantes. Comúnmente la sal es yodada, se le añade yodo para cubrir las deficiencias nutritivas de este elemento (en la mayoría de los países europeos la población tiene carencia de yodo).Existen diferentes denominaciones de sal a lo largo de todo el mundo y las diferencias de sabores que proporcionan estas sales se puede deber a la presencia local de ciertos oligoelementos. En otras ocasiones, la forma de recolección permite modificar la textura de las sales y hacerlas más atractivas al consumidor. Sea como sea, existen diversas variedades de sal, las más conocidas:

  • Sal de mar o marina: es la sal extraída del agua de mar mediante evaporación. Contiene un 86% de cloruro sódico y trazas de oligoelementos (calcio, cloruro de magnedio, potasio, yodo y manganeso).
  • Flor de sal: se origina en salinas en los primeros momentos de concentración de la sal. Son cristales finos que flotan en placas sobre la superficie del agua. Su producción es escasa, de recolección manual. Contiene más proporción de yodo y oligoelementos que no han sido posteriormente añadidos.
  • Sal maldon: se produce mediante cocción del agua de mar.
  • Sal Mortón: sal baja en sodio, es una mezcla de cloruro sódico y cloruro potásico.
  • Sal del Himalaya (∗): sal de tonos rosados que se presenta en grandes rocas, generalmente para ser pulverizadas en un molino. Es una sal originaria de las regiones de Pakistán.

(∗) Debido a que a la sal del Himalaya se le atribuyen propiedades terapéuticas como que alivia y cura las migrañas y baja la tensión arterial (¡!), hago un llamamiento para el razonamiento: la sal del himalaya es un producto comercial, ni siquiera es de la mencionada montaña. Como tiene ese color rosado tan llamativo a alguien se le ocurrió atribuirle innumerables propiedades beneficiosas, pero NO se ha demostrado ninguna de ellas. Por la sal del himalaya se pagan auténticas barbaridades, y no es más que una roca. Entiendo que la sal refinada no guste o parezca demasiado manipulada en los tiempos que hoy vivimos en los que lo natural gusta más. O que se prefiera consumir sales que tienen sabores diferentes. Pero de ahí a creerse sermones de vendedor ambulante como éste, hay un trecho llamado sentido común:

” (…)esta sal de más de 250 millones de años proviene de las montañas del Himalaya. Sin duda es la sal más pura disponible en la tierra, al no estar contaminada con ninguna toxina o contaminante. A la sal del Himalaya se la conoce como “oro blanco” porque contiene eones de luz almacenados en ella. Junto con el agua pura de manantial, los cristales de sal del Himalaya ofrecen todos los elementos naturales que encontramos en el cuerpo humano; los mismos elementos que originalmente se encontraron en el “mar primitivo”.”

Más información:

http://www.sld.cu/libros/hiperten/desarrollo.html

http://www.sld.cu/galerias/pdf/servicios/hta/hipertension_fisiopatologia_espana.pdf

https://cocina-casera.com/la-estafa-de-la-sal-del-himalaya/

Placaje a la bacteria. (Salud bucal II)

El cuerpo humano es un microuniverso repleto de bacterias, sólo en nuestras bocas viven más de ¡100 millones de bacterias!. Normalmente convivimos en un ambiente de simbiosis con ellas, para nosotros son esenciales porque nos ayudan a digerir la comida procesando los diferentes azúcares y para ellas son una fuente de alimento.

Cuando se habla de la placa bacteriana o sarro o biofilm, nos referimos a una colonización de bacterias (de la familia de los Streptococus). La placa, a largo plazo hace que la relación humana-bacteriana se incline a favor de los microorganismos causando enfermedad periodontal.

La dieta y la enfermedad periodontal

Cualquier alimento que contribuya al crecimiento de la placa bacteriana favorece que aparezca una inflamación de las encías y esto conlleva al desarrollo de la enfermedad periodontal.

La sacarosa o azúcar de mesa y la glucosa son los mayores responsables de favorecer el crecimiento y proliferación de bacterias en la flora oral. El mecanismo es el siguiente: la sacarosa y glucosa presentes en los alimentos es el alimento ideal para nuestras amigas las bacterias. Un ambiente cargado de azúcares es el escenario ideal para que crezcan muchas de ellas y formen la famosa placa bacteriana. A largo plazo, si se continúa con la dieta “dulce”, nuestro cuerpo responde con una inflamación de las encías,  esto crea una bolsa entre el diente y la encía, espacio ideal para la proliferación de bacterias (anaerobias) responsables de la degradación de la encía y de la pérdida de hueso alveolar.

Independientemente de la ingesta de azúcar, debemos tener en cuenta que una dieta pobre también está desarrollada a la enfermedad periodontal [1]. Las dietas desequilibradas modifican la ecología microbiana oral debido,entre otros mecanismos, a la alteración de las propiedades de saliva, disminuyendo sus capacidades antibacterianas. Así pues, la periodontitis podría avanzar más rápidamente.

Vitaminas y salud bucal

Recordando el post en el que hablamos de la importancia de las vitaminas, veamos cómo la deficencia de vitaminas puede alterar la mucosa intraoral de distintas maneras.

Un ejemplo muy conocido es el escorbuto, una enfermedad asociada a una deficencia grave de vitamina C (ácido ascórbico) que se produce cuando no se consumen alimentos que contengan vitamina C durante un período prolongado. Aunque fue un problema grave en los marineros en los siglos pasados, hoy en día ocurre en poblaciones del sureste de África (con gran tristeza y asombro, en Occidente nos atiborramos a complementos vitamínicos totalmente innecesarios por la variedad de nuestra sobredieta). Los signos bucales del escorbuto incluyen sangrado severo de las encías y aflojamiento con pérdida del diente.

La anemia por deficencia de vitamina B12 puede deberse a una mala absorción intestinal de vitamina B12 secundaria a la falta de una porción de intestino o a una infección gastrointestinal. Las consecuencias son una inflamación y apariencia suave de la lengua y desaparición de las papilas gustativas.

Otras deficiencias relacionadas con cambios en la mucosa oral son la falta de vitamina A (retinol), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B6 (piridoxina), zinc y ácido fólico. Los síntomas son aparición de aftas, hinchazón de la lengua, labios agrietados….

Consulta siempre a tu médico o farmacia siempre que percibas estos síntomas, puede ser que no lo estés relacionando con un bajo aporte de vitaminas.

Más información:

  1. Bawadi HA, Khader YS, Haroun TF, Al-Omari M, Tayyem RF. The association between periodontal disease, physical activity and healthy diet among adults in Jordan. J Periodontal Res. 2011 Feb. 46(1):74-81.
  2. Russell SL, Posoter WJ. Protein-energy malnutrition during early childhood and periodontal disease in the permanent dentition of Haitian adolescents aged 12-19 years: a retrospective cohort study. Int J Paediatr Dent. 2010. May, 2010. 20(3):222-229.