La falsa panacea de los cigarros electrónicos 

Existe una creciente evidencia de que al usar los cigarrillos electrónicos como una ayuda o sustitutivo para dejar de fumar, los vapores que generan estos dispositivos pueden ser tan peligrosos para la salud como el propio tabaco.

Un estudio presentado en la última edición de la Conferencia Mundial del Cáncer de pulmón, sugiere que los vapores de los cigarros electrónicos están causando problemas respiratorios ya que contienen sustancias químicas que no están reguladas ni indicadas para la aspiración.

Esto pone en duda las conclusiones de un anterior reportaje de la Seguridad Social inglesa que se publicó el año pasado (y que ya tuvo su polémica) que decía que los cigarrillos electrónicos eran 95% menos peligrosos que los cigarros de tabaco.

Todos hemos oído que los cigarros electrónicos son mucho menos peligrosos que los cigarros convencionales, y claro, si una persona que es incapaz de dejar de fumar, que ha probado con diferentes métodos, tiene la posibilidad de intentarlo con estos dispositivos electrónicos que, aún siendo todavía desconocidos los riesgos, seguro que es mejor que el tabaco, pues nadie se lo piensa dos veces y prueba los cigarros electrónicos. El problema es que esa no es la realidad, el problema está en que 8 de cada 10 usuarios de cigarros electrónicos también fuman tabaco. No hay un cambio real de un producto dañino a otro que lo es menos, se añade un producto extra que puede ser dañino a otro que ya lo es.

Los fumadores que eligen este método para dejar de fumar son una minoría que no quieren realmente dejar de fumar y que no están en tratamiento farmacológico. Los cigarros electrónicos están presentes en el mercado, llevan en su composición nicotina (droga adictiva) y saborizantes y aromatizantes añadidos, algunos de los cuales están prohibidos que se añadan al tabaco. Está claro que se necesita una regulación urgente.

En Austria, han sabido ver el peligro de los cigarros electrónicos y están regulados igual que el tabaco convencional, tanto la publicidad como la distribución.

Sustancias peligrosas

Los cigarros electrónicos son pequeños vaporizadores que contienen gran cantidad de propilenglicol y glicerina mezcla a la que se añade nicotina, muchas veces en cantidad similar a la que hay en los cigarros normales. Hay disponibles más de 8000 sabores, que están compuestos de agua, alcohol y unos cuantos aditivos. Por ejemplo, en uno de estos estudios que analizaron la composición de los cigarros electrónico, se encontró que en el 75% de las muestras el compuesto diacetil, que es un edulcorante alimenticio pero que es bien conocido que inhalado causa bronquiolitis.

Más información sobre los estudios de los cigarros electrónicos y sus riesgos aquí

¿Alguien conoce a alguien que haya dejado de fumar con los cigarros electrónicos?

Pregunta a tu farmacéutica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s