Combinaciones peligrosas entre fármacos

Interacciones entre medicamentos

En la era de la polifarmacia, no es inusual encontrarse con que una única persona tratada para enfermedades crónicas esté tomando media docena o más de medicamentos al día. Las interacciones entre principios activos ha aumentado porque se usan más y más combinaciones que nunca. Estos eventos son importantes porque pueden afectar a la eficacia de los medicamentos, o provocando un efecto adverso.

Estas interacciones son errores que se pueden prevenir. Gracias a la prescripción electrónica, los programas informáticos pueden alertar a los médicos prescriptores sobre las interacciones que pueden ocurrir en el tratamiento. Sin embargo, no es suficiente para prevenir que ocurra.

A continuación, diversos ejemplos de interacción.

Hierba de San Juan y fármacos salvavidas

La popularidad de los suplementos dietéticos botánicos en las últimas décadas ha llevado a conocer mejor los posibles riesgos de interacción entre algunos productos de herboristería y medicamentos “convencionales”. En algunos casos, como ocurre con la hierba de San Juan (Hypericum perforatum), el peligro reside en la interacción que reduce la eficacia de la mayoría de los medicamentos, algo que depende del tratamiento, puede ser crítico para la salud.

Las interacciones documentadas entre la hierba de San Juan y los medicamentos incluyen:

  • Reducción en la concentración en sangre de ciclosporina, pudiendo afectar en rechazo de trasplantes.
  • Síndrome serotoninérgico (se explica más adelante) cuando se toma al mismo tiempo que antidepresivos ISRS (fluoxetina…etc)
  • Embarazos no deseados al tomarla junto a anticonceptivos orales.
  • Reducción en la concentración plasmática de antiretrovirales y un posible aumento en la resistencia a estos medicamentos.
  • Reducción en la eficacia de algunos anticancerígenos.

La hierba de San Juan tiene un componente llamado hiperforina que es el responsable de sus efectos frente a la ansiedad y la depresión pero también es la molécula que hace ciertos medicamentos, como los de los ejemplos anteriores, algunos potenciales “salvavidas”, se metabolicen más rápidamente y por tanto tengas menos efecto.

Síndrome serotoninérgico

Los medicamentos antidepresivos llamados ISRS (inhibidores de la recaptación de serotonina) entre ellos: paroxetina, fluoxetina, escitalopram… son altamente prescritos. El síndrome serotoninérgico es un síndrome muy peligroso cuyos síntomas incluyen cambios en el estado mental e hiperactividad neuromuscular  y precipitado por la toma de ese tipo de antidepresivos junto a medicamentos que actúan en el ciclo de la serotonina como: tramadol, trazodona, dextrometorfano (cuidado con los jarabes para la tos!). Cuanto más alta es la dosis del antidepresivos, más fácilmente puede dispararse.

En cuanto a la toma de antimigrañosos (tipo sumatriptán) junto a los ISRS, se recomienda vigilancia y control, por la posible interacción y aparición del síndrome serotoninérgico.

Reducen el colesterol y pueden provocar rabdomiolisis

Las estatinas son de las familias de medicamentos más prescritas y más usadas, y por ello tienen más papeletas para causar interacciones. No obstante, no todas las estatinas tienen el mismo riesgo, las que más interactúan con otras moléculas son simvastatina y lovastatina.

La rabdomiolisis es la descomposición del tejido muscular que ocasiona la liberación de los contenidos de las fibras musculares en la sangre. Estas sustancias son dañinas para el riñón y con frecuencia causan daño renal. Puede ser causada por lesión o cualquier otra afección que ocasione daño al músculo esquelético y también por la toma de diferentes drogas, entre ellas las estatinas.

Aunque la rabdomiolisis puede ocurrir tomando sólo altas dosis de una sola estatina, el riesgo aumenta si se toman estatinas junto otros principios activos que provocan por medio de un reacción de competitividad, que aumente sustancialmente la concentración de las estatinas en el plasma sanguíneo. Estos otros principios activos son: fibratos (sobretodo gemfibrozilo), antifúngicos, amiodarona, antibióticos (eritromicina y claritromicina), ritonavir, varapamilo y diltiazem.

Si la prescripción de una estatina es inevitable, los riesgos de aparición de rabdomiolisis se pueden disminuir espaciando la toma de las diferentes medicinas 12 horas.

Sintrom y Paracetamol

Los pacientes con tratamiento anticoagulante con Sintrom, suelen estar aconsejados que para paliar dolores conviene que tomen paracetamol en vez de antiinflamatorios tipo ibuprofeno, ya que estos últimos pueden incrementar el riesgo de sangrado gastrointestinal. La interacción entre warfarina (Sintrom) y paracetamol ha sido un “secreto” muy bien guardado. Muchos prescriptores no son conscientes de la cantidad de documentación que demuestra que el uso de paracetamol aumenta el INR  (índice normalizado que indica el nivel de coagulación de la sangre). Los pacientes en tratamiento con Sintrom deben estar controlados y monitorizados, y en el caso de la toma de habitual concomitante con paracetamol, deben medirse el INR de 3 a 5 días después del tratamiento analgésico. Para tomas ocasionales de paracetamol no sería necesario.

Antiinflamatorios e hipertensión

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) tipo ibuprofeno, dexketoprofeno, diclofenaco… están entre los medicamentos más usados mundialmente y frecuentemente son asociados con elevada tensión arterial. El mecanismo que la provoca abarca una serie de reacciones farmacológicas que pueden reducir el efecto antihipertensivo de muchos de los medicamentos más usados para tratar la hipertensión. Como estos antiinflamatorios se pueden comprar sin prescripción médica, los pacientes hipertensos deben tenerlo en cuenta.

Tratamiento sustitutivo tiroideo y omeprazol

La terapia con hormonas tiroideas es muy frecuente y a veces está asociada con la toma de otros medicamentos, entre ellos omeprazol. La toma simultánea de tiroxina y omeprazol influye en que se absorberá menos tiroxina debido a la disminución de secreción de ácidos gástricos que provoca el omeprazol. Esto se debe tener en cuenta y monitorizar en pacientes en tratamiento por hipo o hipertiroidismo.

Zumo de pomelo

Un articulo sobre interacciones farmacéuticas se quedaría incompleto si no incluimos el zumo de pomelo. Esta fruta inhibe el metabolismo de muchos fármacos y en consecuencia los efectos de esos medicamentos son mayores. Hay que prestar especial atención en la interacción del zumo de pomelo con: simvastatina y verapamilo.

Referencias:

  1. US Food and Drug Administration. Preventable adverse drug reactions: a focus on drug interactions.
  2. Borrelli F, Izzo AA. Herb-drug interactions with St John’s wort (Hypericum perforatum): an update on clinical observations. AAPS J.
  3. Volpi-Abadie J, Kaye AM, Kaye AD. Serotonin syndrome. Ochsner J.
  4. Paauw DS. Statins and antibiotics: which combination is safest? Medscape Internal Medicine. June 2, 2015.
  5. Paauw DS. Case challenge: a sudden increase in INR. Medscape Internal Medicine. March 4, 2015
  6. Brook RD, Kramer MB, Blaxall BC, Bisognano JD. Nonsteroidal anti-inflammatory drugs and hypertension. J Clin Hypertens (Greenwich).
  7. Hulisz D, Lagzdins M. Drug-induced hypertension.
  8. Hulisz D. Do PPIs interact with levothyroxine?
  9. Bressler R. Grapefruit juice and drug interactions. 

Pregunta a tu farmacéutica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s