Alzheimer. No puedes confiar en tu memoria

Coincide que este lunes 21 de Septiembre es el día mundial de la enfermedad de Alzheimer con cierta información que ha salido a la luz estos últimos días en los medios de comunicación: ¿es el Alzhemier contagioso?.

Hablemos primero de esta enfermedad misteriosa.

A día de hoy no se conoce exactamente el origen de esta disfunción ni tampoco la cura, aunque las investigaciones nos demuestran que existe una degeneración progresiva de ciertos grupos de neuronas, especialmente las llamadas colinérgicas (encargadas de la memoria y el aprendizaje) y particularmente aquellas que están localizadas en una zona del cerebro llamada hipocampo.

Es muy probable que la degeneración de estas neuronas esté relacionada con la presencia de una proteína llamada beta amiloide que, por si sola, no es maligna, pero cuando se agrupa en haces, en filamentos, causa daño neuronal. De hecho, una de las pruebas diagnósticas para el Alzheimer es la existencia de esta proteína en el cerebro.

Padecer Alzheimer no es consecuencia de la vejez, aunque el 20% de las personas mayores de 80 años están afectados.

Saltó la liebre del contagio

Recientemente unos investigadores de Londres pueden haber avanzado en desentrañar un poco más sobre el comportamiento del Alzheimer, concretamente en una posibilidad de transmisión.

Estos investigadores estaban estudiando una de las enfermedades causadas por priones que más repercusión tuvo hace unos años, la enfermedad de Creutzfedt-Jakob o enfermedad de “las vacas locas”. Se estudiaron 8 cadáveres de pacientes de mediana edad que sufrían esta enfermedad priónica y detectaron en sus cerebros la proteína beta amiloide característica del Alzheimer. Esto les llamó la atención ya que padecer Alzheimer en este rango de edad es raro y ninguno de los pacientes tenía mutaciones genéticas asociadas a Alzheimer precoz.

No hay ninguna sospecha de que el Alzheimer sea contagioso a familiares y cuidadores. Y no hay ninguna evidencia de transmisión por donaciones de sangre o cirugía estándar en pacientes vivos. Esta sospecha de transmisión sólo concierne a procedimientos quirúrgicos donde se inyecta o transplanta material biológico que pueda contener precursores de la proteina amiloide o por material quirúrgico contaminado por este precursor. Y estos procedimientos sólo se realizan en cadáveres.

Por tanto, este descubrimiento ayuda a entender un poco más el comportamiento del Alzheimer. Saber que esta proteína amiloide se comporta como un ente independiente capaz de sobrevivir en un transplante, que puede crear agrupaciones y ser la causa primaria de esta enfermedad tan grave como es el Alzheimer. Seguirán los tratamientos para paliar los síntomas e investigando en los orígenes se podrá llegar a una cura.

No me acuerdo de olvidarte

No me acuerdo de olvidarte

 

Pregunta a tu farmacéutica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s