No son los genes: engordamos por comer mucho y mal

Me ha sorprendido este artículo sobre la realidad de la obesidad y el candente tema de cómo y porqué engordamos. Dejémonos de excusas y enfrentemos la realidad. ¿Somos de metabolismo lento (o rápido)? o bien,¿para engordar hay que comer?.

¿Por qué la gente tiene sobrepeso en general? Luchar contra y con el peso es un problema. Lo podemos hacer mejor en ciertos momentos, pero es un reto. Todos sabemos que nos encontramos en mitad de una epidemia de obesidad, de hecho la obesidad es un problema creciente a nivel mundial.

Si observamos la literatura médica, la respuesta está clara. El problema reside en nuestros genes. Una y otra vez, los reportaes y artículos que captan la atención de las editoriales más reputadas en el entorno médico, señalan que la respuesta al porqué de nuestra gordura mundial es que tenemos “malos” genes.

Piénsalo. Asistes a una fiesta. Estás hablando con los invitados y sacas a colación el tema del peso. Uno de los conversadores dice, “Yo soy uno de esos con metabolismo rápido (o lento)”, dando a entender que detrás de su talla hay un fundamento genético o biológico. A veces la gente también suele decir, “He debido heredar los malos genes. No soy capaz de bajar de peso”.

5381216517_8dd5d95780

Nos encanta la explicación del teorema genético. Es por esto que es muy interesante leer este reciente artículo en el British Medical Journal que lanza una perspectiva diferente para entender el problema de la obesidad. Investigadores de la Universidad de Cambridge realizaron un estudio muy simple. Querían saber cuántos establecimientos de comida rápida hay en la comarca de Cambridge, incluyendo la universidad. También observaron la forma de llegar al trabajo de la gente, y si existe alguna asociación entre comer en los lugares de comida rápida y obesidad y diabetes.

Mala comida, no malos genes

¿Adivinas a qué conclusión llegaron? Si pones un cubo de pollo frito cada medio kilómetro a lo largo del camino que frecuenta la gente para ir y volver del trabajo, esas personas estarán más gordas. Existe una correlación entre los establecimientos de comida rápida y el ser diabético o estar gordo. La cuestión es: los genes efectivamente son parte de la explicación de cómo las personas gestionan sus comidas, pero si vives en una cultura que te sobre-ofrece las oportunidades para comer comida basura y alta en grasas, hasta los mejores genes pueden sentirse abrumados.

Puedes hacer la prueba en tu propia ciudad, cuenta cuántos McDonals, Burger King y demás sitios de comida rápida hay y cada cuántos kilómetros. La comida rápida es ubicua. Las oportunidades para comer mal están por todas partes. Si vamos a tomar partido en la epidemia de la obesidad, entonces tendremos que dejar de decir, “Todo lo que tienes que hacer es controlar tu dieta, y de alguna manera ser responsable de tus propios genes”.

Decir a la gente que su obesidad se debe a sus genes es un poco una excusa, o una fácil salida. Deberíamos empezar a decir, “Oye, ¿todos esos sitios que acabas de ver, esos lugares que se anuncian con tan buen marketing? Son peligrosos para ti. Deberías evitarlos.”

La conversación sobre la dieta y la comida rápida y la obesidad debería cambiar de tercio. Ayudar a darse cuenta de cuántas veces esa persona come en esos lugares, que aunque pidan ensalada con su menú Big Mac con patatas fritas, la ensalada es como si fuera inexistente. Deberíamos empezar a hablar seriamente de los peligros de esos ambientes. Deberíamos empezar a pensar que tanta presencia de comida rápida en el hogar está creando y animando a nuestros hijos a tener obesidad y diabetes, les estamos poniendo en peligro.

188297063_8f0ec03a2c

Quizás un mejor filosofía puede ser acudir a estos lugares de comida rápida como una ocasión especial y no como una alternativa rápida por pereza o porque nos hemos quedado sin ideas para cocinar algo rápido y fácil. Acudir a esos sitios puede ser rápido, y fácil y barato. Pero como demuestra el estudio mencionado, es peligroso. No señalemos con el dedo o culpemos a nuestros genes.

Vivimos en un mundo lleno de tentaciones, vamos a darnos cuenta.

Pregunta a tu farmacéutica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s