Aumentar el consumo de café protege de la diabetes tipo 2

Has leído bien, sí. Estudios recientes confirman que el aumento del consumo de café con cafeína en 6 tazas al día, reducen el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Y los resultados aparecen a los 4 años tras el cambio. Teniendo en cuenta que como taza de café nos referimos a café solo con con nada o un poco de leche o azúcar.

El estudio lo han realizado desde el Departamento de Nutrición de la Universidad de Harvard.

Esta es definitivamente una buena noticia para los “cafeinómanos” como nosotros!

359853605_b626cde57c

El primer estudio que se ha realizado para examinar si un cambio en la cantidad de té o de café que se consume tiene algún efecto sobre el riesgo posterior de padecer diabetes tipo 2 entre individuos sanos se ha encontrado que lo hace, por lo menos para el café. Y los efectos se manifiestan en un período relativamente corto de tiempo, 4 años.

En este nuevo análisis observacional de 3 grandes cohortes de estadounidenses, aquellos que incrementaron su ingesta en taza y media de café por día, tuvieron, de media, 11% menos de riesgo de padecer diabetes tipo 2 en los posteriores 4 años, comparado con los individuos que no alteraron la cantidad de café que bebían. Estos datos se publicaron el pasado 24 de Abril en Diabetologia por la Dra.Shilpa N. Bhupathiraju del departamento de Nutrición de la Universidad de Harvard.

Y, a la inversa, aquellos que redujeron la cantidad de café bebida en una media de 2 tazas por día aumentaron en un 17% el riesgo de padecer diabetes tipo 2 en los siguientes 4 años, en relación a los que no cambiaron su hábito del café.

Los cambios en el consumo de té no se asociaron con riesgo de diabetes tipo 2, posiblemente porque no mucha gente bebe té, o cambian la cantidad de té que beben.

Beber hasta 6 tazas de café como parte de una dieta sana

Se han realizado varios meta-análisis, y todos concluyen lo mismo: un consumo alto de café está asociado con un menor riesgo de padecer diabetes tipo 2. Lo que es novedad en este último estudio, es que se valoraron los cambios en el consumo de café y té y cuáles eran los riesgos de diabetes tipo 2 tras los cambios, en comparación con los que no cambiaron sus hábitos.

Hay que subrayar que en el estudio se refiere a una taza de café normal (240 ml), no grandes tazones de café o mezclas como capuchinos o cafés con leche. A lo que se refiere es a una taza de café solo (negro) con nada o muy poco de leche o azúcar.

Sin embargo, basándose en la evidencia disponible -mayormente de estudios observacionales, ya que es difícil hacer un ensayo clínico con resultados de la dieta y diabetes tipo 2- el consumo moderado de café está asociado con un menor riesgo de problemas de salud, como diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular.

Para ser más específicos, beber 6 tazas de café al día parece conferir un menor riesgo de padecer diabetes tipo 2. La Dra.Bhupathiraju añade “debemos ver el hecho de beber café como parte de un sano estilo de vida, que incluye un cuerpo sano sin sobrepeso, estar físicamente activo y consumir una dieta sana”.

El café con cafeína, no descafeinado, parece ser más importante

En el nuevo estudio, la Dra. Bhupathiraju y sus colegas utilizaron los datos de observación de 3 grandes estudios prospectivos, con sede en EEUU: el Estudio de Salud de las Enfermeras (NHS, enfermeras de entre 30 a 55 años, 1986 a 2006), el NHS II (enfermeras más jóvenes de edades de entre 25 a 42 años desde 1991 hasta 2007) y el Health Professionals ‘Follow-up Study (HPFS, profesionales de la salud del sexo masculino de entre 40 a 75 años, 1986-2006). La información detallada sobre la dieta, el estilo de vida, condiciones médicas, y las enfermedades crónicas se recogió cada 2 a 4 años durante más de 20 años.

La dieta fue evaluada cada 4 años mediante un cuestionario validado de frecuencia de alimentos. Los casos de diabetes tipo 2 auto-reportados fueron validados mediante cuestionarios suplementarios. El análisis final incluyó a 48.464 mujeres en el NHS; 47.510 mujeres en el NHS II; y 27.759 hombres en HPFS.

Hubo 7.269 casos documentados de la diabetes tipo 2.

Además de los cambios observados en el riesgo para la diabetes tipo 2 para aquellos que aumentaron o disminuyeron el consumo de café, en comparación con aquellos que no alteraron la ingesta, los investigadores observaron que los de mayor consumo de café que sostenían su consumo en el tiempo – referidos como “grades consumidores-estables “- tenían el menor riesgo de diabetes tipo 2 en general.

Estos participantes bebieron 3 o más tazas de café con cafeína al día constantemente y tenían un riesgo 37% menor de padecer diabetes que los “consumidores bajo-estable”, quienes bebían una taza o menos por día.

La Dra. Bhupathiraju y sus colegas también analizaron el café descafeinado por separado. Mientras que la línea de base el consumo de café descafeinado se asoció con un riesgo de diabetes tipo 2 inferior, las alteraciones en el consumo de café descafeinado no cambiaron esto.

Pero la Dra. Bhupathiraju señaló que, al igual que con el té, “el consumo de café descafeinado era bajo, y no había una población sustancial de los pacientes que realizaron los cambios.”

Gran estudio con seguimiento a largo plazo, da una nueva evidencia

El mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2 asociado a la reducción de la ingesta de café puede representar un verdadero cambio en el riesgo, dicen los autores, o puede potencialmente ser debido a una causalidad inversa, mediante el cual las personas con condiciones médicas asociadas con el riesgo de diabetes 2, como la hipertensión, hipercolesterolemia, o cáncer, pueden reducir su consumo de café después del diagnóstico. Pero incluso cuando se excluyeron los casos de enfermedad cardiovascular o cáncer durante el seguimiento, los resultados fueron muy similares.

“Los cambios en los hábitos de consumo de café parecen afectar al riesgo de diabetes en un período relativamente corto de tiempo…en estas 3 grandes cohortes prospectivas con más de 1,6 millones de personas por año de seguimiento”, concluyen los investigadores.

La Dra.Bhupathiraju finaliza: “nuestros resultados confirman los de los estudios prospectivos: que un mayor consumo de café se asocia con un menor riesgo de diabetes tipo 2 y proporcionan nuevas pruebas de que los cambios en los hábitos de consumo de café están relacionados con el riesgo de diabetes.”

 

Artículo traducido del original Upping Coffee Consumption Protects Against Type 2 Diabetes

Pregunta a tu farmacéutica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s